ORGANIZACIONES AMBIENTALES DE LA RED PANAMANGLAR LAMENTAN APROBACIÓN EN PRIMER DEBATE DEL PROYECTO DE LEY QUE REDUCE LÍMITES DEL ÁREA PROTEGIDA DE DONOSO

October 10, 2017

 

Ciudad de Panamá, 10 de Octubre de 2017. Las organizaciones ambientales de la red de conservación de humedales “Panamanglar”, conformada por aproximadamente 20 organizaciones de todo el país desean manifestar públicamente su profunda preocupación por la aprobación en primer debate del Proyecto de Ley 567 de 2017, “Que crea los límites de un polígono costero especial segregado, del área protegida del Distrito de Donoso, para el fomento y desarrollo del turismo”, propuesto por el diputado Nelson Jackson Palma, Presidente de la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional.

 

El proyecto de ley aprobado hoy en primer debate pretende segregar toda la zona costera del área protegida de uso múltiple de Donoso en la Provincia de Colón, con el objetivo de poder otorgar títulos de propiedad para el desarrollo de proyectos turísticos de “proyección internacional”. Por ello, dicha segregación resultaría en una reducción de los límites del área protegida sin sustento científico que demuestre que esta desafectación es ambientalmente viable, tal y como lo requieren las normas ambientales nacionales e internacionales.  El pasado 25 de septiembre, el Centro de Incidencia Ambiental de Panamá (CIAM), organización miembro de la Red Panamanglar, remitió sus comentarios jurídicos a la Comisión de Comercio y Asuntos Económicos, en donde sustentaba su oposición a la aprobación de este proyecto de ley.

 

El área protegida de Donoso es una de las zonas mas valiosas y biodiversas de nuestro país, ya que en sus playas anidan especies de tortugas marinas amenazadas que necesitan de un hábitat con poca intervención para poder sobrevivir. Aunado a esto, esta área protegida es el hogar de numerosas especies insignes de nuestra nación, como el águila arpía, el jaguar y el tapir. Todas ellas dependen de la conectividad entre los bosques de tierra baja en la zona costera y los bosques submontanos y premontanos que se encuentran en Donoso. El desarrollo turístico a gran escala en esta zona costera es totalmente incompatible con los objetivos de conservación para los cuales fue creada esta área protegida, cuya integridad ambiental ya ha sido gravemente impactada por al minería a cielo abierto que se desarrolla dentro de sus límites.

 

Las organizaciones que suscribimos este comunicado, deseamos reiterar que la existencia de un área protegida NO IMPIDE el desarrollo socioeconómico de las comunidades del área de Donoso. Lo único que exigen sus objetivos de conservación es que las actividades que se desarrollen dentro de ella sean de bajo impacto a fin de no afectar a las especies marinas y terrestres que habitan en ella, ya que de otro modo, la protección a estas seria ilusoria e ineficiente. Dentro de las áreas protegidas las comunidades que dependen de los ecosistemas pueden acceder a distintos regimenes de concesiones administrativas e incluso optar por el comanejo del area con el Ministerio de Ambiente, las cuales le permiten desarrollar proyectos turísticos sostenibles y de bajo impacto. Por ello, el regimen de área protegida de uso multiple sólo busca que el desarrollo socioeconómico de las comunidades de Donoso sea cónsono con la protección ambiental que merecen sus ecosistemas. Por otro lado, una modificación a los límites de un área protegida sólo puede hacerse por parte del Ministerio de Ambiente con un informe científico que justifique esta decisión y con la participación de la población interesada, como lo ha manifestado la Procuraduría de la Administración en respuesta a consultas hechas por dicho ministerio.

 

Por todas estas razones, lamentamos profundamente la aprobación en primer debate de este proyecto de ley que a todas luces constituye en un retroceso injustificado en materia de protección ambiental. De convertirse este proyecto en Ley de la República, se contradice la jurisprudencia ambiental sentada por nuestra Corte Suprema de Justicia en donde nuestro más alto tribunal sostuvo que anular el área protegida Humedal Bahía de Panamá “estaría en clara contradicción con los fines, principios y lineamientos que protege la legislación ambiental panameña”. De igual forma, la potencial aprobación de este proyecto como Ley constituiría un precedente nefasto que pone en peligro a todas las áreas protegidas del país, ya que se abre el compás para que reduzcan los límites de estas invaluables zonas naturales de nuestra nación en cualquier momento. Por último, deseamos destacar que Panamá tiene obligaciones internacionales que le exigen tomar medidas efectivas que garanticen el manejo sostenible de las áreas protegidas, las cuales deben cristalizarse en situaciones como esta. ¿De qué nos sirve ser signatarios de todas las declaraciones, convenios, tratados y protocolos ambientales si al momento de tomar acciones concretas que impidan retrocesos ambientales como este, todos estos compromisos pasan a ser simples papeles olvidados en un archivo?

 

En virtud de lo anterior, aprovechamos la ocasión para hacer un llamado enérgico al Ministerio de Ambiente para que cumpla con su deber legal de proteger el ambiente y defender la integridad del Sistema Nacional de Áreas Protegidas que se ve gravemente amenazada por este proyecto de ley. Asimismo, le rogamos a todos los ciudadanos y demás organizaciones ambientales del país que ejerzan su derecho fundamental a la participación ciudadana y que hagan escuchar sus voces en defensa del tesoro natural de Panamá.

 

FIN DEL COMUNICADO